Next Euskadi

2 CARAS, 1 PP

23/03/2017 | Jose Antonio Suso

rss Ezagutzera eman
2 CARAS, 1 PP

DESCARGAR IMAGEN

Sin querer hacer comparaciones. Es posible que el autor de “El increíble caso del doctor Jekyll y el señor Hyde” se sorprendiera, 130 años después, por la utilización del protagonista de su novela para hacer un comentario político sobre la doble actitud que mantiene el PP ante la consecución del acuerdo.

Con su llegada a la presidencia vasca del PP, Alfonso Alonso ha puesto sobre la mesa una pretendida apertura al diálogo y, desde este punto de partida, al acuerdo. Este cambio de actitud contrasta, como el blanco y el negro, con el mantenimiento de un formato de oposición dura en Alava, que toma tintes de radicalidad en Vitoria-Gasteiz. Una manera de ejercer la oposición, anclada en tiempos pasados, que supone un “no por el no” permanente.

Es legítimo que el PP ponga al Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz en la diana de sus aspiraciones electorales para el 2019. Tan legítimo como lamentable que niegue cualquier posibilidad de acuerdo con el gobierno municipal de Urtaran, obviando que la perjudicada es la ciudad. Tan legítimo como intolerable que desarrolle una línea argumental encasillada en la pura demagogia.

Es el PP quien ha generado, en exclusiva, el debate de las ayudas sociales utilizando a Vitoria-Gasteiz como campo de pruebas. Está claro que el PP cree tener granero de votos con este asunto. Lo va a seguir utilizando y, si puede, intentará extenderlo a otros territorios vascos.

En Araba es la portavoz del PP en el Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz quien de manera más grosera y torticera utiliza una línea argumental demagoga contra el sistema de concesión de ayudas sociales haciendo un totum revolutum de las que se prestan desde la institución municipal y de las que provienen del Gobierno vasco pero que concluyen en un mismo concepto: fraude.

Como responsable institucional sabe, pero no lo dice, que con la nueva normativa municipal de ayudas sociales el Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz no gastará un euro más de lo que venía destinando a estos fines. Sabe, pero no lo dice, que se ha reformulado una normativa municipal del año 1999 para adaptar sus criterios a las situaciones excepcionales que nos ha traído la profunda crisis económica. ¿Se puede hablar de un gasto social desmesurado cuando está de por medio un desahucio o la imposibilidad de obtener con recursos propios un plato de comida caliente al día? También sabe, pero no lo dice, que está demostrado que los casos de fraude no superan un 1%. Y por si no lo sabe, se lo digo yo, hay un compromiso público de EAJ-PNV  para adoptar las medidas oportunas que reduzcan, incluso más, ese reducido porcentaje.

Espero que el cambio de actitud que predica el presidente vasco del PP llegue también a Alava y a Vitoria-Gasteiz.

Next Euskadi