No a la violencia contra las mujeres

LO QUE DEBIERA SER

06/07/2017 | Jose Antonio Suso

rss Ezagutzera eman
LO QUE DEBIERA SER

DESCARGAR IMAGEN

“La política debiera ser el arte de los debates civilizados y el viaje hacia puntos de encuentro por el bien común”. Son las palabras, nacidas de la pluma de un columnistagasteiztarra, publicadas la semana pasada en un medio de comunicación con motivo de la celebración del debate del Estado de la Ciudad en el Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz.

Considero la primera de las premisas una realidad, salvo contadas excepciones que encuentran su origen más en lo individual que en lo genérico. Me quedo con la segunda idea de la frase de la que destaco dos conceptos “puntos de encuentro” y “bien común”, reforzados por ese “debiera ser”. 

Acabamos de alcanzar el ecuador de la legislatura municipal y foral. Han sido dos años en los que a todos los partidos políticos hemos podido demostrar, y lo hemoshecho con diferentes resultados, nuestra predisposición a alcanzar puntos de encuentros por el bien común de la sociedad. En lo que se refiere al Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz las cartas están sobre la mesa, boca arriba, y me llevan a afirmar, sobre eso de los puntos de encuentro, que haberlos los ha habido, y deseo que se multipliquen, pero lo del bien común debe ser sustituido por aquello delinterés partidista de quienes han querido convertir esta legislatura en una continua campaña electoral.

Durante estos dos años el PP de Araba ha dado la espalda a cualquier tipo de colaboración institucional, con mayor saña en el Ayuntamiento gasteiztarra. Después de mantener un portavoz del grupo municipal,  que sóloejercía los viernes hasta tomar definitivamente rumbo a Madrid, su suplente, Leticia Comerón, ha mantenido colgado en la puerta de su despacho municipal el cartel de “cerrado por vacaciones”. Eso sí, con “despertares” para repetir su mantra mediático contra el alcalde Urtaran. 

La misma estrategia errónea de siempre que ya les condujo al ostracismo político. Tres mensajes-mentira de trazado grueso que, a fuerza de repetir, pretendendisfrazarlos de veracidad para extenderlas, como mancha de aceite, entre la sociedad vitoriana. Cualquier escenario o mecanismo de lanzamiento es bueno. Algunos incluso les suponen un importante desembolso económico.  Supongo que lo darán por bueno al cumplir un doble objetivo: el ya mencionado, despreciar y desprestigiar el trabajo del alcalde Urtaran, y el de presentar en sociedad a una portavoz municipal desconocida por ausente que, en este tiempo, ha sido incapaz de presentar una acción en positivo para la ciudad.

Es otra forma de vivir, sentir y hacer política. Es la política trampa. Es la política que busca la foto y el titular. Es política de manual. Y con el manual en el bolsillo, la portavoz del PP buscó la foto durante su turno de intervención en el debate del Estado de la Ciudad alentregar por escrito, con luz y taquígrafos, una propuesta para alcanzar tres acuerdos. Tres, tasados, ni uno más ni uno menos. Alguno de ellos lo pudieron tomar hace apenas dos meses. Todo un gesto de puertas afuera que se contrapone con los hechos puertas adentro. Lo uno y lo otro no coinciden. Y hacen albergar dudas sobre la honestidad de la propuesta. Sin duda el PP alavés, es el verdadero problema.

Siguen sin reconocer la autoría de algunos de los principales males del Ayuntamiento. El más dramático, la situación de las arcas municipales. La herencia Maroto tiene cifra, 68 millones de deuda. Un lastre que ha marcado el inicio del mandato Urtaran en el terreno de las inversiones dirigidas a la ciudad. Sin embargo, todavía  tienen la cara dura de decir que hay margen para bajar las tasas e impuestos municipales. A pesar de ello, hoy día,estamos viendo como empiecen a aflorar obras en todos los barrios gasteiztarras y proyectos que, en breve o en unfuturo no lejano, transformarán  radicalmente Vitoria-Gasteiz para convertirla en una ciudad puntera de la que todos los vitorianos y vitorianas se sientan orgullosos.

Esta es la forma de vivir, sentir y hacer política de EAJ-PNV. Política en la que el “debiera ser” se convierte en “es”.

No a la violencia contra las mujeres