NO ES UN JUEGO

18/10/2018 | Jose Antonio Suso

rss Ezagutzera eman
NO ES UN JUEGO

DESCARGAR IMAGEN

Se reprobaba esta semana la actitud del “mandamás” del PP, Pablo Casado, por las manifestaciones que realizaba en Europa sobre la situación del Estado español. Se le calificaba de irresponsable por dar una imagen negativa, sobredimensionada y tendenciosa, del País que dice defender a capa y espada en ocasiones desde posicionamientos ajenos al espacio de centro-derecha, allí donde hasta hace bien poco “encontraban calor” como partido político.

Unas manifestaciones que no se entienden en el terreno de “hacer oposición”. Digo yo que si tan mal están las cosas sería, más que responsabilidad, una obligación aportar y sumar para salir del atolladero por aquello del bien común. Es lo que pregonaban desde su partido no hace más de cuatro meses, cuando gobernaban. Por el contrario, las directrices de la calle Génova van en otra dirección. La tarea que desarrollan en el Congreso de los Diputados no va más allá de estrangular institucionalmente la labor del gobierno Sánchez. Del Senado, donde mantienen mayoría absoluta, ni hablamos.

Situaciones idénticas de origen análogo. La estrategia me suena. A mí y a cualquiera de las personas que residimos en Vitoria-Gasteiz. Es la misma que utiliza el grupo municipal del Partido Popular en nuestra ciudad: sobredimensionar las cuestiones que lógicamente van surgiendo, como en cualquier casa de vecino; agrandarlas para convertirlas y elevarlas al grado de “problema”, y, así, poner en cuestión la gestión municipal, cuando de ellos no depende la misma.

Mañana el PP arranca su particular pre-campaña electoral en Vitoria-Gasteiz, si es que alguna vez en los últimos cuatro años dejaron de estar en esa clave. Lo hacen sobre un pivote argumental recurrente para hacer oscilar el mensaje en torno a dos frases: Vitoria se la juega y recuperar la ilusión. Como diría el periodista de lo desconocido, el vitoriano Iker Jimenez: “Inquietante, Carmen”.

Es difícil recuperar algo que no se ha perdido. ¿O es que el PP perdió la ilusión hace cuatro años? Diría que sí a tenor de lo que han hecho por Vitoria-Gasteiz en esta legislatura. Cuatro letras: NADA. Perdón, me retracto al acabar de más escribirlas. En vez de `nada´ debiera de haber utilizado la expresión: poner piedras en el camino. Eso además de rechazar las ofertas de diálogo, la mano tendida del alcalde Urtaran para sumar y colaborar por, para y en beneficio de los y las gasteiztarras.

Incomprensible querer llevar a la ciudad al terreno del juego y del azar cuando se trata de que el y la votante valore y se decante por la opción electoral que considere más interesante. Sabrá valorar si quiere “jugársela” con una gestión del PP de consecuencias ya conocidas. Aquella que generó un déficit en las arcas municipales de 68 millones de euros, un auténtico lastre para esta legislatura. Aquella que puso los mimbres para tensionar un contrato de recogida de basuras. Aquella que dejó un desguace de autobuses como flota municipal de transporte público. Aquella que amenaza constantemente con la paralización del bus eléctrico, el tranvía…

En contraposición, valorará la gestión realizada por el alcalde Urtaran que ha permitido destapar las fortalezas de Vitoria-Gasteiz como ciudad bien conectada hacia dentro y hacia fuera; como ciudad abierta, logística e industrial; como ciudad green y sostenible; como ciudad con calidad de vida. En definitiva, una ciudad que inspira orgullo.

Puede que el PP no se haya enterado de todo esto porque durante la legislatura ni siquiera ha estado fuera de juego. Simplemente se han colocado fuera de la cancha.

Sigue con Nosotros
Next Euskadi
Aberri Eguna 2018