Next Euskadi

“e” de EMPRENDER

12/12/2019 | Jose Antonio Suso

rss Ezagutzera eman
“e” de EMPRENDER

DESCARGAR IMAGEN

Este año 2019 hemos celebrado el décimo aniversario del lanzamiento de una de las aplicaciones de telefonía móvil más utilizadas: WhatsApp. Nada hacía sospechar al joven Jan Koum que la app dada forma en su cabeza canalizaría 38 millones de mensajes al minuto ni que suscitaría el interés 1.500 millones de usuarios en todo el planeta en tan breve recorrido temporal. Nada hacía suponer a los cofundadores de WhatsApp que su empresa; inicialmente rechazada por el magnate de las redes sociales, Mark Zuckerberg, terminaría a la postre en manos de Facebook tras el desembolso de cerca de 22.000 millones de dólares, una cantidad prácticamente similar al presupuesto de la NASA, por poner un ejemplo. A los protagonistas de esta historia les unen tres singularidades: su juventud, la capacidad para emprender y el galáctico éxito empresarial obtenido.

El pasado jueves asistí a la decimoctava entrega de premios organizada por los y las jóvenes empresarias alavesas de Ajebask. Cinco categorías para premiar proyectos industriales, servicios informáticos avanzados o de ingeniería de servicios. Premiado también el trabajo realizado por los hermanos Asurmendi, que han puesto su marca Azkarra en órbita al obtener su ahumado el galardón al mejor queso del mundo. O el  otorgado a Saioa Urkiza y su granja sostenible Epetxa. Un proyecto avícola novedoso que nos permitió conocer que desde ese meandro de Ebro, a las afueras de Labastida, salen los huevos que se cocinan en algunos de los mejores restaurantes.

Durante cinco años compartí espacio en el antiguo CEIA, ahora BIC Araba, impulsando un nuevo proyecto agroalimentario junto a muchos jóvenes emprendedores, en su mayoría recién graduados, que traían un proyecto bajo el brazo con una ilusión desbordante. En muchos casos esos nuevos proyectos empresariales han fraguado en empresas de futuro que crean empleo y generan riqueza. Otros no han podido verse realizados pero han servido para que sus impulsores sigan ideando nuevos proyectos o hayan iniciado una experiencia empresarial que tendrá seguro resultados a futuro.

Son muestras del carácter emprendedor de la sociedad alavesa, de la sociedad  vasca. Una cultura emprendedora que ha permitido a Euskadi convertirse en una sociedad avanzada y competitiva en el ámbito internacional. Euskadi sigue siendo cuna de nuevas empresas que generan empleo, que aportan proyectos vanguardistas, que permiten seguir manteniendo la patente de pioneros en cualquiera de los sectores económicos. Un laboratorio de ideas que sigue contando con el apoyo para la creación de nuevas empresas capaces de generar riqueza y empleo. Mantener y desarrollar esa cultura emprendedora supone colocar a nuestra economía en la pole position de la competitividad.

El pasado jueves me reencontré con muchos compañeros de Miñano. Me di un baño de joven capacidad para emprender, para innovar, para buscar nuevas oportunidades y para arriesgar. Confianza, esfuerzo, ingenio, sacrificio, superación, iniciativa son conceptos que confluyen en la persona emprendedora. Personas que actúan, que apuestan por diseñar y crear su propio futuro laboral y, a la vez, generar oportunidades de trabajo para otras personas.

Desde las instituciones vascas se han puesto las bases para conseguir las condiciones adecuadas para retener y atraer personas y empresas generadoras de nuevos proyectos empresariales. El talento. 

La apuesta por el apoyo a las personas emprendedoras sigue siendo un compromiso de un País que pretende ser un territorio cada vez más competitivo e innovador. En el mundo globalizado en el que vivimos el tradicional “self made men” exige una pátina adicional.

Next Euskadi